Las "lideresas ante el cambio climático" son alrededor de 100 mujeres de Altiplano, valles, Chaco y Amazonía, que se prepararan para plantear mejores alternativas frente a las consecuencias del cambio climático, la calidad del medio ambiente, los derechos humanos y de las mujeres, además del pleno ejercicio de éstos.

El panorama al que se enfrenta la humanidad es el paulatino aumento de temperatura que provocará, entre otros fenómenos, retroceso de glaciares, disminución de agua disponible para consumo humano y riego, aumento en la frecuencia e intensidad de eventos extremos como tormentas fuertes e inundaciones, nevadas y heladas.

Las repercusiones negativas del cambio climático serán mayores en las mujeres del área rural, forzándolas a asumir más responsabilidades en el ámbito familiar, productivo y económico, sin mejorar sus condiciones de acceso a recursos y espacios de toma de decisión.

Pero las mujeres no son solo víctimas, también son generadoras de cambio, lideresas en su vida comunitaria o personal que transforman silenciosamente su entorno; por ello, el proyecto busca “fortalecer y desarrollar su conocimiento y capacidades para la adaptación y/o mitigación al cambio climático, ejercicio de derechos, participación activa en espacios de decisión y generación de propuestas”.

Las mujeres lideresas pertenecen a organizaciones de mujeres, consejos municipales, juntas de vecinos, asociaciones sindicales de productores, pescadores, entre otros; la diversidad de perspectivas y el intercambio de vivencias de los diferentes contextos, hace que las lideresas desarrollen capacidades con mayor facilidad; pero no solo ellas, sino también los hombres que serán actores en algunos trayectos de este camino, como una estrategia para compartir percepciones de roles, sensibilizarlos, promover su apoyo y compromiso hacia el desarrollo de capacidades en beneficio de las mujeres y sus comunidades.